Miércoles, Noviembre 29, 2023
HomePublicacionesArtículosLARA: Defendiendo la enseñanza de lengua de señas

LARA: Defendiendo la enseñanza de lengua de señas

LARA es una escuela de lenguaje de señas localizada en Arequipa, que busca realmente una educación integral

Según el Ministerio de Educación (Minedu) el 80% de personas con discapacidad auditiva no tiene educación básica. Esta es la realidad que muchos niños, jóvenes y adultos con discapacidad auditiva experimentan, pese a que el estado estableció una ley que les permitiera acceder a una educación regular. Mejor dicho, no es solo cuestión de aceptar, sino de hacer posible su aprendizaje e incluirlo en la sociedad. He ahí la importancia de LARA, que defiende la enseñanza de lengua de señas como medio para lograr realmente una educación integral, creada en 2014 por los cofundadores Moisés Cañí y Esteban Ramírez.

Esta organización suple las carencias que un colegio por lo habitual no considera en su malla curricular para un estudiante sordo, como el papel de un intérprete. Así pues, LARA les ofrece la oportunidad de desarrollar sus habilidades y conseguir el mismo nivel de conocimientos que un compañero oyente. En estas clases ellos pueden aclarar sus dudas y realizar preguntas a jóvenes voluntarios con conocimiento en el lenguaje de señas, mismos que presiden la enseñanza de las sesiones.

Asimismo, para reducir la brecha de inclusión en el Perú, LARA plantea talleres, clases presenciales y virtuales, en plataformas como Meet y/o Zoom, y el manejo de redes con contenidos didácticos e informativos; motivando a marcar el mayor objetivo de la empresa que es ser la primera escuela superior del Perú en enseñar la lengua de señas.

Dichas actividades suelen llevarse a cabo en colaboración con la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, donde contratan profesores de LARA para reducir la desigualdad; también, participan constantemente en capacitaciones e instituciones como la Defensoría del Pueblo, todo con el fin de crecer y tener un soporte.

Por último, este programa se enfoca en aquellos que no necesariamente tienen una discapacidad auditiva; es decir, busca por medio de la enseñanza de lengua de señas cerrar la brecha entre la comunidad oyente y sorda; lo que eventualmente repercute en el ámbito educativo. De forma directa, en los últimos 5 años, 3800 personas se han matriculado en los cursos que ofrece LARA, desde abogados, padres de familia y en especial profesores. Tal cual, se estima que cada alumno impacta a 6 personas, siendo un total de 22 800 individuos dentro del espectro de influencia y la oportunidad de estar más cerca a una sociedad más inclusiva.

Es gracias a estas acciones que LARA ha logrado varios reconocimientos y premios como el de Innóvate Perú del Ministerio de la Producción (2019) y el programa de Protagonistas del cambio UPC (2020). Reafirmando así su compromiso con la sociedad, siendo su propósito la enseñanza inclusiva para la comunidad, creando un Perú sin barreras de comunicación y de igualdad de oportunidades.

Sección: “Y Ahora… ¿Quién Escribe?”

Nota de: Mayte Pilco Quispe

Te puede interesar también: Empoderamiento femenino tecnológico: Laboratoria

Publicaciones
Publicaciones relacionadas