Miércoles, Junio 12, 2024
HomePublicacionesArtículosSergio Camporeale y la creación de la utopía: Una visita guiada de...

Sergio Camporeale y la creación de la utopía: Una visita guiada de su exposición “Babylonia Show”

El reconocido artista visual argentino llegó a la ciudad para presentar su exposición individual “Babylonia Show” en la galería de arte del Centro Cultural Peruano Norteamericano. Un día después de la inauguración, realizó una visita guiada donde pudo compartir con el público arequipeño sus perspectivas sobre el oficio de la creación.

Sergio Camporeale no es un pintor convencional. A sus 87 años, hace gala de una extraordinaria técnica en el collage digitalizado. Sus obras son el vivo testimonio de una intensa guerra contra el tiempo y el espacio establecidos, donde personajes icónicos extraídos de cómics de los 60’s posan junto a personajes de corte renacentista o sobre un escenario arquitectónico del siglo XIX.

Apenas el artista llega a la sala de exposición, un público en su mayoría joven, se aglomera para lograr un espacio privilegiado cerca al maestro. Él se limitará a responder las dudas y comentarios de los asistentes. No perderá el tiempo intentando explicar su trabajo, pues espera, en sus propias palabras “que el espectador pueda entrar en la obra y determinar qué es lo que está viendo”. Un espectador activo, sugeriría su memorable amigo Julio Cortázar.

La mayoría de los asistentes fueron jóvenes artistas que abarrotaron la sala de exposición cuando Camporeale se hizo presente.

“No soy filósofo, soy pintor, nada más. Descubridor de imágenes si quieren…”

“Comencé a navegar con una computadora, por internet, hace no más de diez años. Empecé a descubrir como un niño en una juguetería, un arte fantástico que me llevó a la locura. Combinando imágenes, me di cuenta que podía recrear un mundo, mi mundo. Todo lo que me tocaba el corazón, yo lo copiaba” respondió el artista ante la primera acusación del auditorio sobre el procedimiento que había tras sus creaciones.

“El procedimiento es simple. Debido a mi nulo conocimiento en programas de edición, trabajo mis collages a la manera tradicional, cortando y pegando las imágenes que imprimo de internet. Las retoco a mi gusto, les cambio de dimensión, de color, y finalmente es mi fotógrafo quien las digitaliza por mí” sentencia.

Las técnicas mixtas no son nuevas para él. De hecho, Camporeale afirma ser uno de los primeros artistas argentinos en trabajar la serigrafía de manera artística. “Todo surge de una idea que tuve después de ver una exposición de Robert Rauschenberg en Argentina. Dos de sus cuadros fueron vendidos, y más nunca pude volver a verlos. Entonces pensé que una buena forma de democratizar el arte sería grabando las obras y reproducirlas a menor costo”. De estas disertaciones nacería pronto el grupo artístico GRABAS (Grabadores Buenos Aires) conformado por Delia Cugat, Sergio Camporeale, Pablo Obelar y Daniel Zelaya.

El grupo Grabas se caracterizaría por reflejar la alienación y maquinización presentes en la sociedad de los años sesenta y setenta a través de sus obras.

“…Después, podemos hablar de generalidades del arte, que es simplemente lo que yo pienso.”

“En mis cuadros, hay muchas cosas que podría sacar y poner otras. Puedo poner un punto rojo y sé que va a funcionar. Naturalmente me sale, ese es el secreto, el camino hacia una utopía” explica Camporeale al ser preguntado por su experiencia como estudiante de artes. “Los conocimientos, las técnicas aprendidas, si los dominas, funcionan. Lo mío no es muy pensado, es una forma más sincera, un espacio que trabajo desde adentro”.

Para el artista, el lugar de la conversación es más importante que cualquier escuela de bellas artes. Se refiere a los cafés bonaerenses donde compartía experiencias con personalidades como el ya mencionado Cortázar, además de Mario Benedetti y Eduardo Galeano, con quienes mantenía una entrañable amistad, llena de proyectos y planes que se perdían entre conversaciones de mujeres y futbol.

Lo cierto es que, a lo largo de toda su actividad artística, su obra ha mantenido un carácter personal, una marca registrada que los críticos han confirmado y de la cual se siente orgulloso. Camporeale intenta explicar su logro de la siguiente manera: “Se puede reinterpretar la historia. Pablo Picasso decía que los pintores copian, pero los artistas roban. Al robar, estás incorporando, modificando, haciendo tuya la influencia de otro”.

Ésta última aseveración lo lleva a comentar la primicia de sus próximos proyectos. Por un lado, se encuentra la serie “Encontrados” donde presentará imágenes de cabezas enterradas en tierra que buscan transformar la experiencia del espectador, de una simple visión a un descubrimiento. Por otro lado, se encuentra la serie “Gran hermano” que criticará la forma en la que la sociedad y los gobiernos están masificando los medios de control de los individuos.

Ha pasado ya una hora desde que Camporeale empezó esta suerte de conversatorio emplazado en la galería, cuando una muchacha le hace la pregunta de rigor sobre cuál sería el consejo que le daría a los artistas jóvenes que quisieran ser exitosos. Sergio, haciendo un ademán de finalizar la reunión, le contesta: “lo peor de los jóvenes es que escogen referentes por el éxito que tuvieron, no porque su arte les gustó. Y la gente siempre preferirá al original, no a la copia. Uno tiene que confiar en lo que uno cree. Esto significa renovarse constantemente, porque nosotros mismos vamos cambiando con el tiempo.”

La exposición “Babylonia Show” estará abierta al público todo el mes de abril en las galerías de arte del Centro Cultural Peruano Norteamericano de Arequipa, Calle Melgar 109, Cercado.

Por: Freddy Aguilar Sánchez

También te puede interesar: Ccalapata teatro estrena obra experimental “Antes de esto temblaba”

Publicaciones
Publicaciones relacionadas